JUICIO ALFON

 

 

 

  JUICIO ALFON 

 

 

 

El 14 de noviembre de 2012 realizamos la última Huelga General. La anterior y por los mismos motivos fue el 29 de marzo de ese mismo año. Los objetivos de esas huelgas continúan plenamente vigentes. La Reforma Laboral que esquilma los puestos de trabajo, los derechos, los salarios, las condiciones de trabajo y la negociación colectiva. Los recortes, que continúan y se amplían cada vez que preparan o prevén nuevos Presupuestos Generales del Estado o de Comunidades Autónomas. Las privatizaciones de servicios públicos como educación, sanidad y transporte, que continúan deteriorando la calidad de vida del conjunto de la clase obrera.

Han pasado dos años y no se vislumbra que realicemos, ni se quiera convocar, otra huelga general, a pesar de su necesidad.

En estas Huelgas Generales, vimos como aumentaba la represión contra los trabajadores en lucha, multiplicándose la represión. Alfon es el caso emblemático. Fue detenido en la mañana del 14-N cuando se dirigía al piquete del barrio de Vallecas y acusado falsamente. Pero hay miles de Alfon en todo el Estado. Miles de trabajadores y trabajadoras que simplemente participaban activamente en la huelga, acudiendo a las citas sindicales en su empresa o en su sector, a los piquetes informativos, etc. Muchos de ellos tienen también peticiones de prisión acusados de “delito contra los derechos de los trabajadores”, delitos de resistencia grave, atentado o lesiones a agentes de la autoridad, que puede acarrear penas de cárcel entre 6 meses y 9 años.

Los montajes y falsas acusaciones contra los trabajadores chocan con la impunidad que mantienen los grandes empresarios, políticos y banqueros que defraudan y expolian a la vista de todos y que siguen en libertad disfrutando de sus robos. La lucha de clases se ve perfectamente reflejada en la “justicia” actual: las cárceles están llenas de clase obrera, y vacías de quienes nos han arruinado y expoliado empleos, servicios, deuda, salarios…

No se conforman con la colaboración de los sindicatos del sistema con su llamada “concertación social” que nos tiene a la clase obrera en la completa indefensión mientras nos masacran derechos, salarios y puestos de trabajo. Quieren parar a todas las personas y organizaciones que luchamos. No quieren que se mueva nadie, quieren: parar la contestación y la resistencia social; quieren desactivar la lucha; PRETENDEN LA SUMISIÓN TOTAL.

En contra de lo que promueven en “sus” medios de comunicación: las movilizaciones sí sirven, su represión lo está confirmando. Ahí están los casos de Carmen y Carlos en Granada condenados a tres años de cárcel por participar en un piquete el 29-M. Urtzi y Telle cumpliendo dos años y seis meses de cárcel por hacer una pintada durante la manifestación del 29-M, Laura Gómez, responsable de CGT en Barcelona encarcelada durante cuatro semanas y con petición 3 años y 6 meses por quemar una caja con billetes simulados ante la Bolsa el 29-M. Pablo y Jorge de Logroño, de la CNT, acusados falsamente por la policía el 14-N a quienes piden 7 y 9 años de prisión. Ana y Tamara condenadas a 3 años cárcel acusadas de echar pintura a una piscina durante la huelga. Los 8 de Airbus, de CCOO y UGT, con peticiones de 64 años de cárcel. Los 4 detenidos el 14-N de Gijón para los que piden 12 años de prisión, etc, etc. Cárcel por luchar.

La defensa del derecho a huelga y, sobre todo,  a la huelga general, es responsabilidad de toda la clase obrera. No nos vamos a dejar amedrentar. La lucha por la libertad de Alfon, es la lucha por la libertad de todos los luchadores y luchadoras, por eso estamos ahí.

Entrevista